24 ago. 2010


Las palabras y los hechos de hoy condicionan nuestros mañanas.
Tal vez deberíamos dejar de hablar y actuar tan a la ligera.





Publicar un comentario